viernes, diciembre 9, 2022

Alemania: Almacenamiento de gas se está llenando más rápido de lo esperado antes del invierno

El escenario de un invierno frío sin acceso a calefacción parece estar descartado, según el ministro de economía de Alemania, mientras que el gas ruso ahora representa menos del 10% del consumo de Alemania.

El ministro de Economía alemán, Robert Habeck, dijo que los objetivos establecidos por el gobierno para el llenado de las instalaciones de almacenamiento de gas se habían alcanzado antes de lo previsto, evitando los peores temores de una grave escasez de gas para este invierno.

«Los depósitos se están llenando más rápido de lo previsto», dijo a la revista alemana Der Spiegel según un informe publicado el domingo.

El objetivo del gobierno de alcanzar el 85% de la capacidad de almacenamiento en octubre podría lograrse a principios de septiembre, según el ministerio Habeck.

Actualmente, Alemania está tratando de asegurar fuentes alternativas de gas para evitar una escasez aguda durante los fríos meses de invierno, mientras intenta dejar de usar combustible ruso tras la invasión de Ucrania.

Alemania encuentra fuentes alternativas

Los niveles de almacenamiento ya rondan el 82%, según el grupo de operadores europeos GIE.

El próximo objetivo es el 95% para el 1 de noviembre, que al ritmo actual también debería cumplirse antes de tiempo. Sin embargo, Rusia planea cerrar el gasoducto Nord Stream 1 durante tres días a partir del 31 de agosto. Los flujos de gas desde Rusia ya se han reducido al 20% de la capacidad del gasoducto durante varias semanas.

Pero si bien el gas ruso representó el 55% del consumo de Alemania en 2021, se redujo a solo el 9,5% en agosto. Las importaciones de gas de Noruega y los Países Bajos representan ahora la mayor parte del suministro de Alemania.

Alemania también espera flujos de gas natural licuado (GNL) de Francia una vez que se hayan resuelto los problemas organizativos y técnicos.

El almacenamiento de gas de Alemania permitirá a las empresas de suministro recurrir a él cuando sea necesario para satisfacer la demanda, actuando como una especie de amortiguador del mercado actualmente volátil.

«Entonces, las empresas podrán retirar gas de las instalaciones de almacenamiento según lo planeado durante el invierno para abastecer también a la industria y los hogares», dijo Habeck a Der Spiegel.

Había temores, aún no completamente extinguidos, de que la escasez de gas obligaría a la industria alemana a cerrar y, en el peor de los casos, vería a los hogares sufrir un frío invierno sin suficiente calefacción.

Sin embargo, Habeck todavía está bajo presión por el impuesto de gas de invierno anunciado recientemente que hará que los hogares y las empresas tengan que pagar 0,024 € adicionales por kilovatio hora.

El impuesto cubrirá alrededor del 90% de los costos adicionales incurridos por los proveedores de gas que tienen que pagar más por el combustible, pero hará que los costos para los usuarios aumenten drásticamente.

Fuente: Reuters/DW

GNL GLOBAL

Artículos Relacionados

spot_img

Noticias Recientes