jueves, diciembre 8, 2022

Decenas de barcos cargados de GNL hacen cola frente a las costas de Europa sin poder descargar

Docenas de barcos que transportan gas natural licuado (GNL) dando vueltas frente a las costas de España, incapaces de asegurar espacios para descargar, han llevado a los operadores de la red del país a advertir que es posible que deban suspender la carga para hacer frente a esta «situación excepcional».

Europa se enfrenta a una restricción del suministro de energía, ya que Rusia ha reducido progresivamente los flujos de gas después de que Occidente impusiera sanciones en respuesta a la invasión rusa de Ucrania a finales de febrero.

La región ha tenido que encontrar suministros alternativos, incluido el GNL, pero la llegada de múltiples cargamentos de combustible superenfriado ha expuesto la falta de capacidad de «regasificación» de Europa, ya que las plantas que convierten el combustible transportado por mar en gas están operando al límite máximo.

Si la acumulación no se soluciona pronto, esos barcos pueden comenzar a buscar puertos alternativos fuera de Europa para descargar su carga.

Hay más de 35 buques cargados de GNL a la deriva frente a España y alrededor del Mediterráneo, con al menos ocho buques anclados solo en la Bahía de Cádiz, dijeron el lunes comerciantes, analistas y fuentes en terminales de GNL familiarizados con la situación.

España está ofreciendo solo seis espacios en sus terminales de regasificación para cargamentos esta semana, dijo una fuente de la industria, menos de una quinta parte del número de barcos que hacen cola frente a sus costas. El país tiene seis terminales en total.

En un comunicado emitido a última hora del lunes y titulado «declaración de situación operativa excepcional», el operador de la red nacional de gas de España, Enagás, dijo que podría tener que rechazar descargas de GNL debido a un exceso de capacidad en sus terminales.

Agregó que se esperaba que los altos niveles de ocupación en las plantas de regasificación del país se mantuvieran al menos hasta la primera semana de noviembre.

También hay buques de GNL anclados cerca de otros países europeos, lo que podría significar que docenas más están esperando, dijo una fuente con conocimiento de la situación.

«Los niveles de almacenamiento flotante en el envío de GNL se encuentran en niveles altos en todo momento con un poco más de 2,5 millones de toneladas inmovilizadas en almacenamiento flotante», dijo Oystein Kalleklev, director ejecutivo del propietario del buque FLEX LNG Management.

La escasez de plantas de regasificación, o de gasoductos que conecten los países que cuentan con esas instalaciones con otros mercados europeos, hace que el GNL que flota en alta mar no se pueda utilizar. «Hemos visto una gran cantidad de cargamentos esperando en alta mar en el sur de España o dando vueltas en el Mediterráneo, así como algunos cargamentos esperando frente al Reino Unido», dijo Alex Froley, analista de GNL de la firma de inteligencia de datos ICIS.

Los cuellos de botella se han visto agravados por una menor demanda industrial a medida que la economía de Europa se desacelera, así como por un consumo interno menor al esperado en España debido al clima inusualmente cálido.

Froley dijo que otra razón de la congestión es que se espera que los precios aumenten a medida que se acerca el invierno y aumenta la demanda de calefacción, por lo que algunos barcos están esperando para vender sus cargamentos a un precio más alto que pueda compensar los costos de envío adicionales incurridos por permanecer en alta mar.

El precio de un cargamento de GNL entregado a fines de noviembre o principios de diciembre es de alrededor de USD2/mmBtu más alto que los precios actuales.

«Esta estrategia funciona en parte porque algunas empresas tienen flexibilidad en sus carteras de envío debido a interrupciones como el cierre de la planta de Freeport en EE. UU.», dijo Froley.

Se refería al segundo mayor exportador de GNL de EE. UU. que detuvo sus operaciones en junio después de una explosión y un incendio.

«Si se produjeran más cargamentos, es posible que las empresas no pudieran dejar sus barcos esperando tanto tiempo», dijo.

Más temprano el lunes, China detuvo las ventas de GNL a compradores extranjeros para garantizar su propio suministro, lo que, según los actores del mercado, podría impulsar a más buques a dirigirse a Asia.

España tiene la mayor capacidad de regasificación de la Unión Europea, representando el 33% de todo el GNL y el 44% de la capacidad de almacenamiento de GNL.

Esta semana tienen previsto reunirse los mandatarios de Francia, Alemania, España y Portugal para tratar de llegar a un acuerdo sobre el gasoducto MidCat que podría llevar gas español -y en un futuro hidrógeno- a centroeuropa.

MidCat crearía una tercera conexión de gas entre Francia y España, que según sus principales patrocinadores, Madrid, Lisboa y, más recientemente, Berlín, ayudaría a Europa a reducir su dependencia del gas ruso.

Fuente: Reuters

GNL GLOBAL

Artículos Relacionados

spot_img

Noticias Recientes