jueves, diciembre 1, 2022

El Ibex se conjura para crear un ‘hub’ de innovación en torno al hidrógeno verde

Publicado por La Información | Autor INGRID GUTIÉRREZ 

Iberdrola, Endesa, Naturgy, Acciona, Enagás, Repsol y un grupo notable de empresas tienen proyectos en marcha de la que se considera una de las alternativas de futuro para la descarbonización.

Un grupo de compañías del Ibex 35 se ha propuesto crear un ‘hub’ o espacio de colaboración para compartir ciertos avances en la tecnología del hidrógeno verde, la que para muchos está llamada a ser una de las alternativas de futuro para la descarbonización de la economía, y colocar así a España en el centro del mapa global de su desarrollo, aprovechando el volumen de fondos sin precedentes que nuestro país va a recibir de Bruselas y los planes que ha dado a conocer recientemente el Gobierno. Pese a que sus detractores recuerdan que se trata de una fuente de energía demasiado cara para su uso extensivo, hay sectores como el del transporte pesado o las industrias más intensivas en electricidad donde el hidrógeno de origen renovable podría suponer una inversión rentable a cinco años vista. 

Hidrogeno Verde

Uno de los problemas está hasta ahora en que las aplicaciones industriales que usan gas natural no pueden electrificarse fácilmente debido a la importante densidad energética que necesitan. El hidrógeno podría ofrecer una solución, pero producirlo requiere mucha electricidad y el 95% del hidrógeno global se genera hoy en día empleando combustibles fósiles (gas natural y carbón), lo que supone que su propia generación sea una fuente abundante de emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera. Pero existe una opción para producirlo de forma limpia y es ahí donde están centrando sus esfuerzos multitud de empresas. Se trata de un dispositivo llamado electrolizador que sirve para separar las moléculas de los dos componentes elementales del agua, el oxigeno y el hidrógeno (H2O). Esa escisión se logra aplicando una corriente eléctrica de origen renovable que desencadena una reacción electroquímica.

La estrategia de la Unión Europea con respecto al hidrógeno aspira a añadir 500 GW de electrolizadores para el año 2050, cuando el Viejo Continente pretende ser «climáticamente neutro». Esto implicaría desarrollar más de 1.000 GW de capacidad adicional eólica y solar -casi cuatro veces más que la capacidad actual existente entre los Veintisiete-, así como una inversión adicional que en el banco suizo UBS calculan que podría superar el 1 billón de euros en capacidad renovable tan solo en Europa. Con ese marco y estas perspectivas, las grandes energéticas españolas y varias pymes han decidido echar el resto y apostar por la inversión en esta tecnología. Los 750.000 millones en fondos del plan de recuperación ‘Next Generation’ suponen una oportunidad única de lograr financiación para este tipo de proyectos.

Tanto es así que España, que aspira a recibir 140.000 millones del programa (72.700 millones en subsidios y el resto en forma de préstamos), pretende dedicar más de 1.500 millones al impulso del hidrógeno renovable hasta 2023, tal y como ha anunciado el Gobierno de Pedro Sánchez, si bien la suma de inversiones públicas y privadas en esta tecnología podría rozar los 9.000 millones de euros de aquí a que finalice la década (2030). Será un primer paso con el que instalar 4 GW de electrolizadores en 2030 y dar un impulso definitivo al transporte público sostenible. La propia Comisión Europea exige que parte del montante de las ayudas europeas se emplee para construir un millón de puntos de recarga para coches eléctricos y 500 estaciones de hidrógeno en todo el territorio comunitario. 

Hace apenas unos días se ha hecho público que la primera planta española de hidrógeno verde, que aprovechará las infraestructuras de una central de generación convencional y de la red de gas, estará operativa en Amorebieta (Bizkaia) en 2022. Con una inversión inicial de 50 millones para 20 MW, los participantes en este proyecto se han fijado como objetivo ampliar la capacidad de generación a 200 MW antes de 2030. En este proyecto participan Sener (grupo privado de ingeniería y tecnología), Nortegas (distribuidora de gas natural y propano en País Vasco, Asturias y Cantabria), la gestora White Summit Capital, el inversor especializado en activos comerciales y de infraestructura de materias primas energéticas Castleton Commodities International y Bizkaia Energía, que tienen previsto inyectar 300 millones de euros a su puesta en marcha.

Las grandes energéticas se suben al carro de esta tecnología

Iberdrola anunció hace solo unas semanas una alianza con la noruega Nel ASA, el primer fabricante mundial de electrolizadores. El grupo cotiza en la Bolsa de Oslo con una capitalización de 33.360 millones de coronas noruegas (3.102  millones de euros) y sus títulos se dispararon más de un 35% el pasado mes de noviembre al calor de esta noticia. Con el contrato entre ambas se crea Iberlyzer, una compañía para la fabricación, instalación y mantenimiento de electrolizadores, que incorpora también a la ingeniería vasca Ingeteam, especialista en conversión y almacenamiento de energía.

La nueva empresa iniciará su operación el próximo ejercicio y suministrará más de 200 MW de electrolizadores en 2023 a través de una inversión inicial próxima a los 100 millones de euros. Este pacto refuerza el proyecto de hidrógeno verde de Iberdrola y Fertiberia, segunda empresa del sector químico de capital español y líder a nivel europeo y mediterráneo del sector de los fertilizantes y del amoniaco. Las dos firmas prevén desarrollar 800 MW en cuatro proyectos a través de una inversión de 1.800 millones.

Al carro del hidrógeno verde se sube también Enel, matriz de Endesa, que está desarrollando proyectos en colaboración con su compatriota Eni para producir hidrógeno verde mediante electrolizadores alimentados por energía renovable. Estos electrolizadores se ubicarán cerca de dos de las refinerías de Eni, donde el hidrógeno verde sería la mejor opción de descarbonización. Cada uno de los dos proyectos piloto contará con un electrolizador de alrededor de 10 MW y se espera que comiencen a generar hidrógeno verde entre 2022 y 2023. Enel está trabajando en otros proyectos relacionados con esta fuente de energía en España, Chile y Estados Unidos y tiene previsto aumentar su capacidad de producción de hidrógeno verde a más de 2 GW en 2030, si se cumplen las expectativas en lo que respecta al apoyo del sector público.

Tienen también un proyecto de colaboración en marcha Naturgy y Enagás en La Robla, León, de 30MW de potencia. La energética capitaneada por Francisco Reynés cuenta además con otra iniciativa de 50MW en Meirama (A Coruña), donde ha cerrado su central térmica. Junto al Centro Tecnológico EnergyLab y Edar Bens, la empresa pública supramunicipal de depuración de aguas residuales de los ayuntamientos de A Coruña, Arteixo, Cambre, Culleredo y Oleiros, investigará el hidrógeno verde obtenido de las aguas residuales.

Además de con Naturgy, la gasista Enagás tiene en marcha más de una decena de proyectos de hidrógeno en nuestro país por una inversión que ronda los 1.500 millones de euros y que podría desarrollar los dos próximos años. Uno de ellos es el que desarolla con Acciona, la multinacional mexicana de la construcción Cemex y la distribuidora de gas Redexis a través del proyecto europeo ‘Fuel Cell and Hydrogen Joint Undertaking’. Un plan para generar, distribuir y utilizar al menos 300 toneladas de hidrógeno renovable al año en Mallorca producido a través de energía solar. Se trata del proyecto Green Hysland, que se ha marcado como objetivo reducir las emisiones de CO2 de la isla en hasta 27.000 toneladas al año.

GNL GLOBAL 

Artículos Relacionados

spot_img

Noticias Recientes