jueves, septiembre 29, 2022

Argentina reduce importaciones de GNL y extiende negociaciones por suministro con Chile

Publicado por Mundo Maritimo 

Argentina con la compra de ocho cargamentos de GNL que se entregarán a fines de agosto y septiembre- y que se adjudicarán a fines de esta semana- completará este año la suma de 58 pedidos del combustible, 10 menos que los 68 adquiridos el año pasado, señala un reporte de Argus.

En promedio, es probable que Argentina pague alrededor de US$ 7,80 / mn Btu por sus cargas de GNL, lo que implica un aumento de 35% sobre el precio del año pasado.

El menor requerimiento por importaciones de GNL reflejaría, según Argus, en parte el aumento de la producción doméstica de gas en el yacimiento de esquisto de Vaca Muerta, ubicado en la provincia de Neuquén.

Si las tendencias actuales continúan, los cargamentos de GNL importados por Argentina deberían seguir disminuyendo y probablemente llegarán a solo 40 dentro de dos años, indicó, Hugo Balboa, presidente de Ieasa (Integración Energética Argentina S.A, ex Enarsa)

Negociaciones con Chile

Además, el aumento de su producción doméstica explicaría porque aún no han llegado a un acuerdo con Chile para pactar un suministro de gas a corto plazo que normalmente comienza en junio.

Bajo los términos del contrato de suministro vía gasoductos, que aún negocian ambos países, Argentina acordaría comprar un total de 93 millones m3 de gas derivado de GNL a alrededor de US$10- US$10,50 / mn Btu, estimó Balboa.

El año pasado, Argentina compró un total de 276 millones de m3 de gas para entregas entre el 1 de junio y el 31 de agosto, a un precio promedio de US$$7,7 /mn Btu.

De acuerdo a los términos del contrato, el precio está ligado al Brent, que ha aumentado su valor este año.

Aunque el gas de Chile sería un poco más caro, considerando el precio de la regasificación del GNL, las importaciones desde Argentina se harán efectivas sólo cuando las dos terminales de recepción de GNL en Chile se utilicen en su totalidad, en el peak de invierno en los meses de julio y agosto.

La importación de diesel, que es a lo que recurren a menudo las termoeléctricas argentinas en invierno cuando la demanda de gas aumenta, costaría el equivalente a US$17 / mn Btu. «Queremos que el contrato con Chile sea lo más flexible posible», dijo Balboa. «No sabemos si vamos a necesitarlo todavía», estimó.

El factor Bolivia

Pero esta menor necesidad de gas del exterior también llega en un momento en que Bolivia no cumple completamente con los términos del contrato de envíos vía gasoducto con su vecino. De hecho, en esta época, Bolivia debería estar suministrando 20,3 millones de m3 / diaros a Argentina, pero se está quedando corto en alrededor de 1,5mn-1,7mn m3 / d, según Balboa.

Este año, Argentina está pagando alrededor de US$6,2 / mn Btu por el gas de Bolivia, en comparación con US$ 4,75 / mn Btu el año pasado.

Según el contrato, Bolivia tiene la obligación de abastecer primero su demanda interna de gas, luego Brasil y luego Argentina.

Aunque Argentina ha expresado interés en renegociar su contrato con Bolivia, que expira en 2026 para disminuir las importaciones en el verano y elevarlas en el invierno, los dos países aún no han podido coordinar una reunión para discutir el tema.

Desinterés privado

A principios de este año, Enarsa intentó abrir las importaciones de GNL a través de sus dos terminales en la provincia de Buenos Aires al sector privado, pero ninguna empresa manifestó interés. «Nadie quiere perder dinero», dijo Balboa, y señaló que Ieasa vende GNL al administrador del mercado mayorista Cammesa a una pérdida de US$5,50 / mn Btu.

El mayor costo de las importaciones y la debilidad del peso explican por qué Ieasa necesitará casi el doble de los subsidios del Estado para operar este año, en comparación con 2017. En suma, requeriría alrededor de US$1.100 millones en subsidios del Estado en 2018, de acuerdo con las estimaciones de Balboa.

Para leer más visita MundoMarítimo

Artículos Relacionados

spot_img

Noticias Recientes