martes, diciembre 6, 2022

EIA: En 2018 importaciones de GNL en Puerto Rico recuperaron el ritmo luego del Huracán María

Según un Informe publicado recientemente por la Oficina de Energía Fósil del Departamento de Energía de los Estados Unidos (EIA), en 2018, las importaciones de gas natural licuado (GNL) de Puerto Rico se acercaron a los niveles anuales de 2016.

Recordemos que las importaciones de la Isla se vieron afectadas en 2017, luego de que el huracán María, huracán de categoría 4, tocara tierra el 20 de septiembre de 2017.

Segun la EIA, Puerto Rico importó unos 60,3 mil millones de pies cúbicos (Bcf) de GNL en 2018, un nivel similar al de las importaciones totales de GNL de 61,3 Bcf en 2016.

Puerto Rico necesita importar combustibles para satisfacer la mayoría de sus necesidades de generación de energía.

En 2017, casi la mitad de su generación de energía fue alimentada por productos derivados del petróleo y una tercera parte de su generación de energía fue alimentada por gas natural.

Todas las importaciones de GNL de Puerto Rico se utilizan para la generación de electricidad, dijo EIA.

Del 2013 hasta 2016, Puerto Rico recibió un promedio de dos cargos de GNL por mes, y cada cargo proporciona aproximadamente 2,5 Bcf de gas natural, o 159 millones de pies cúbicos por día (MMcf / d).

Comenzando sus operaciones en 2005 y ubicado en la costa sudoeste de la Isla, el terminal de GNL de Peñuelas en Ponce, es el único terminal de GNL del territorio. Normalmente, el terminal operaba a casi el 90 por ciento de su capacidad de regasificación de 186 MMcf / d.

Después de que el huracán María tocó tierra a fines de septiembre de 2017, las importaciones de GNL de Puerto Rico disminuyeron significativamente. En los últimos tres meses de ese año, Puerto Rico solo recibió un cargo de GNL por mes, con un promedio de 78 MMcf / d llevando el promedio total de 2017 a 46,4 Bcf, un 24% menos que el promedio del año anterior.

Puerto Rico reanudó su nivel de dos cargos por mes de importaciones de GNL cuatro meses después del huracán, aunque los esfuerzos de restauración de la infraestructura eléctrica tomaron mucho más tiempo.


Para abril de 2018, la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico (PREPA) había restaurado la energía eléctrica al 95 por ciento de sus clientes.

En agosto de 2017, el mes anterior al huracán María, la Comisión Federal Reguladora de la Energía (FERC) aprobó una expansión del 60 por ciento de la capacidad de regasificación de Peñuelas, de 186 MMpc / d a 279 MMcf / d.

Según los archivos de la FERC, EcóElectrica, la empresa matriz, declaró que la interrupción del sistema eléctrico de la AEE y los retrasos en los esfuerzos de restauración habían retrasado la entrada en servicio del proyecto hasta mayo de 2018. Desde la expansión, las importaciones de Puerto Rico aumentaron y alcanzaron un volumen mensual récord de 275 Mpc / d en septiembre de 2018.

Puerto Rico está buscando expandir aún más su consumo de gas natural para desplazar el fuel oil para la generación de electricidad. Sin embargo, el territorio actualmente está limitado en su capacidad para recibir cargos de los 48 estados más bajos debido a las restricciones de la Ley Jones.

En diciembre de 2018, Puerto Rico solicitó una exención de 10 años a la Ley Jones, que exige que las mercancías o los pasajeros que se mueven en aguas costeras de los Estados Unidos entre puertos de los Estados Unidos se transporten en embarcaciones construidas, propias, tripuladas y marcadas por los Estados Unidos.

La exención de 10 años permitiría a Puerto Rico mover el GNL de los 48 estados más bajos con precios comparados al Henry Hub, o a precios más bajos que los importados de gas natural de países extranjeros. Desde septiembre de 2016, Puerto Rico ha importado el 100 por ciento de su GNL de Trinidad y Tobago a través de contratos a largo plazo.

Fuente: EIA

Artículos Relacionados

spot_img

Noticias Recientes