martes, septiembre 27, 2022

IEA alerta no financiar nuevos proyectos de suministro de gas y petróleo

En su informe «Net Zero by 2050«, la Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés) realizó un estudio sobre cómo hacer la transición a un sistema de energía neta cero para 2050, garantizando un suministro de energía estable y asequible, con acceso universal a la energía y permitiendo un crecimiento económico sólido.

De acuerdo con la organización de energía, el número de países que ha anunciado compromisos para lograr emisiones netas cero en las próximas décadas sigue creciendo. Sin embargo, las promesas de los gobiernos hasta la fecha, incluso si se cumplen por completo, están muy por debajo de lo que se requiere para llevar las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía a cero neto para 2050 y darle al mundo una oportunidad uniforme de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C.

En su informe, la IEA también examinó las incertidumbres de cómo las funciones de la bioenergía, la captura de carbono y los cambios de comportamiento para alcanzar el cero neto.

Promesas climáticas no cumplirán la meta

De acuerdo con la IEA, las promesas climáticas de los gobiernos hasta la fecha, incluso si se logran por completo, no cumplirían con lo que se requiere para llevar las emisiones globales de dióxido de carbono relacionadas con la energía a cero neto para 2050 y dar al mundo una oportunidad uniforme de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 ° C.

El informe describe que a corto plazo una ruta neta cero que requiere el despliegue inmediato y masivo de todas las tecnologías energéticas limpias y eficientes disponibles, combinando un importante impulso global para acelerar la innovación.

Tecnologías

Para la EIA, la mayoría de las reducciones globales en las emisiones de CO2 entre ahora y 2030 en la vía del cero neto provienen de tecnologías disponibles en la actualidad. Sin embargo en 2050, casi la mitad de las reducciones provendrán de tecnologías que actualmente solo se encuentran en la fase de demostración o prototipo.

Esto exige que los gobiernos aumenten y prioricen rápidamente su gasto en investigación y desarrollo, así como en la demostración y el despliegue de tecnologías de energía limpia, colocándolas en el centro de la política energética y climática. El progreso en las áreas de baterías avanzadas, electrolizadores para hidrógeno y captura y almacenamiento directo de aire puede ser particularmente impactante, destacó la agencia.

Energías Renovables

«La transición a las energías limpias es para y sobre las personas», dijo el Dr. Birol, Director Ejecutivo de la IEA.

El camino requiere que las adiciones anuales de energía solar fotovoltaica alcancen los 630 gigavatios para 2030, y las de energía eólica alcancen los 390 gigavatios. Esto es cuatro veces el nivel récord establecido en 2020. Para la energía solar fotovoltaica, es equivalente a instalar el parque solar más grande del mundo aproximadamente todos los días. Un importante impulso mundial para aumentar la eficiencia energética también es una parte esencial de estos esfuerzos, lo que da como resultado una tasa global de mejoras en la eficiencia energética que promedió el 4% anual hasta 2030, aproximadamente tres veces el promedio de las últimas dos décadas.

“Nuestra Hoja de ruta muestra las acciones prioritarias que se necesitan hoy para garantizar que no se pierda la oportunidad de emisiones netas cero para 2050, escasas pero aún alcanzables. La escala y la velocidad de los esfuerzos exigidos por este objetivo crítico y formidable, nuestra mejor oportunidad de abordar el cambio climático y limitar el calentamiento global a 1,5 ° C, hacen que este sea quizás el mayor desafío al que se haya enfrentado la humanidad ”, dijo Fatih Birol.

Agregando “El camino de la IEA hacia este futuro más brillante trae un aumento histórico en la inversión en energía limpia que crea millones de nuevos empleos y eleva el crecimiento económico global. Llevar al mundo por ese camino requiere acciones políticas sólidas y creíbles por parte de los gobiernos, respaldadas por una cooperación internacional mucho mayor «

Inversiones

Según la IEA, la inversión anual en energía aumentará a 5 billones de dólares para 2030 en la vía neta cero, agregando 0,4 puntos porcentuales adicionales por año al crecimiento del PIB mundial, citando un análisis conjunto con el Fondo Monetario Internacional.

Asimismo, el salto en el gasto público y privado creará millones de puestos de trabajo en energías limpias, incluida la eficiencia energética, así como en las industrias de ingeniería, fabricación y construcción. Todo esto hace que el PIB mundial sea un 4% más alto en 2030 de lo que alcanzaría según las tendencias actuales.

Caída de los combustibles fósiles

Sobre los combustibles fósiles, la IEA prevé que caerán de casi cuatro quintas partes del suministro total de energía en la actualidad a poco más de una quinta parte.

Para la IEA, los combustibles fósiles se utilizarán en bienes donde el carbono está incorporado en el producto, como los plásticos, en instalaciones equipadas con captura de carbono y en sectores donde las opciones tecnológicas de bajas emisiones son escasas.

Asimismo, el informe de la IEA advirtió a los inversores que no deberían financiar nuevos proyectos de suministro de petróleo, gas y carbón si el mundo quiere alcanzar cero emisiones netas para mediados de siglo, en la advertencia más severa del máximo organismo de control mundial para frenar los combustibles fósiles.

Con relación al gas natural

«No se necesitan nuevos campos de gas natural en la emisiones netas cero más allá de los que ya están en desarrollo», afirmó el informe.

«Tampoco son necesarias muchas de las instalaciones de licuefacción de gas natural licuado (GNL) que se encuentran actualmente en construcción o en el inicio de la etapa de planificación».

Para el IEA, el cambio ocurrido desde 2019 es que 44 gobiernos y la Unión Europea se han comprometido a alcanzar objetivos netos cero para 2050. Eso solo se puede lograr mediante un alejamiento agresivo del carbón, el petróleo y el gas natural.

Pronósticos para el 2050

Para 2050, la IEA espera que el mundo de la energía se verá completamente diferente. La demanda mundial de energía es alrededor de un 8% más pequeña que en la actualidad, pero sirve a una economía más del doble de grande y a una población con 2 mil millones de personas más. Casi el 90% de la generación de electricidad proviene de fuentes renovables, y la energía eólica y solar fotovoltaica juntas representan casi el 70%. La mayor parte del resto proviene de la energía nuclear. La energía solar es la fuente de suministro total de energía más grande del mundo.

Finalmente, IEA indicó que este informe estaba diseñado para informar las negociaciones de alto nivel que tendrán lugar en la 26ª Conferencia de las Partes (COP26) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático a celebrarse el próximo mes de noviembre.

GNL GLOBAL

Artículos Relacionados

spot_img

Noticias Recientes