lunes, junio 27, 2022

Villalba: «En Promigas seguiremos la senda de los nuevos cambios energéticos»

En el marco de la Conferencia Mundial de Gas 2022 (WGC2022), celebrada la semana pasada en Daegu, Corea, GNL GLOBAL tuvo la oportunidad de realizar una entrevista exclusiva al Ing. Alejandro Villalba McCausland, Vicepresidente de Operaciones e Innovación de la empresa colombiana de gas, Promigas.

Durante este importante evento internacional, Villalba participó en el Panel “Tecnologías Emergentes para Potenciar el Crecimiento del GNL, en donde lo abordamos para conversar sobre las tendencias del mercado y en particular sobre el mercado de gas natural de Colombia.

Tendencias del Mercado

GNL GLOBAL (GG): A su juicio, cuál ha sido su impresión sobre el evento y que nos podría decir sobre las tendencias actuales del mercado gas.

Alejando Villalba (AV): En las últimas conferencias mundiales que he participado, y en particular en esta, una de las tendencias más importantes ha sido la tendencia hacia la descarbonización y el tema de las energías renovables. Estas nuevas líneas del negocio han estado haciendo parte del portafolio de casi todas las empresas, incluidas las tradicionales. 

En mi opinión, ha habido un claro enfoque, en forma muy concreta, hacia el hidrógeno. Esta es una tendencia que nos tocará seguir y/o estar muy pendientes para ver cómo se desarrolla, a pesar de que en estos momentos sigue siendo muy incipiente. Creo que el hidrógeno, con el biometano y el amoníaco, es lo que se ve venir de cara al futuro, así que con seguridad vamos a ver muchas más conferencias hablando sobre oportunidades en estos negocios.

GG: En su opinión, ¿El gas seguirá siendo importante en el futuro?

AV: Hay mucho trabajo que hacer, pero definitivamente seguiremos la senda de los nuevos cambios energéticos, obviamente, estoy de acuerdo con que el gas natural y el GNL, por supuesto, seguirán siendo importantes, definitivamente la expectativa de que se iba a acabar este negocio en el 2050, está totalmente desvirtuada. Considero que, como lo expresé en mi presentación, todavía va a haber gas natural para rato.

GG: En el panel en el que participó se comentó sobre la industria del gas en países como Canadá y Nigeria, coméntenos brevemente algunas de las diferencias más relevantes con respecto al mercado de gas en Colombia.

AV: Existen bastantes diferencias entre esos mercados, digamos, en cuanto la madurez de esos mercados, por ejemplo. También existen diferencias importantes en cuanto a la historia del gas natural en esos países y Colombia. El mercado de gas canadiense es bien diferente con respecto al mercado de Sudamérica y lo mismo entre África y Canadá. Un punto bien importante es que, en países como Canadá, por ejemplo, el gas natural de alguna forma ya ha interiorizado los costos del carbono a través del Carbon Tax. El representante de British Columbia nos comentó que desde ya hace bastante años, Canadá ha venido manejando este impuesto, lo cual les ha permitido utilizar esos recursos para desarrollar otras fuentes, como por ejemplo, el hidrógeno, haciendo que el gas natural, de alguna manera, tienda a buscar otras maneras de convertirse en más “verde” de lo que ya es.

En el caso de Colombia, aún no tenemos ese impuesto, el gas natural sigue siendo una fuente energética relativamente barata y de fácil acceso. Estas son alguna de las características que hoy por hoy lo ubican por encima de otros hidrocarburos, como por ejemplo, líquidos como el diésel o el fueloil, y ni hablar del carbón, más contaminantes.

En este sentido, pensar en la actualidad, sin subsidios y sin incentivos gubernamentales, en una matriz energética en Colombia con hidrógeno y otras energías renovables no es tan factible, pero seguramente si lo será en un futuro porque tanto las empresa como el Estado estamos tratando de darle forma al esquema regulatorio.

GG: ¿Promigas tiene planes para el uso o desarrollo de hidrógeno de cara al futuro?

AV: Durante mi presentación comenté que, en Promigas iniciamos el pasado 18 de marzo un proyecto piloto, en Cartagena. Este proyecto, pionero también en Latinoamérica, es una prueba piloto en la que estamos inyectando hidrógeno para probar las tuberías y establecer las mezclas óptimas entre gas natural e hidrógeno, es decir, estamos haciendo pruebas para poder producir y vender un gas hidrogenado. Este gas podría considerarse como un gas más verde que podríamos brindarles a nuestros clientes en el futuro. Por lo pronto, esto es solo una prueba piloto, hoy día no hay incentivos por parte del Estado o algún subvención para ello.

En Colombia, Promigas tiene una visión sobre estos desarrollos, digamos que son realizados de forma independiente y/o autónoma, buscando casualmente ir incursionando poco a poco en esos nuevos combustibles, de modo que nos permita estar preparados, ganar la experiencia y estar a la vanguardia.

GG: Cambiando el tema hacia el gas natural licuado (GNL), ¿Podría comentarnos sobre la importación de GNL en Colombia, su naturaleza y/o características?

AV: Colombia posee una planta que opera en Cartagena, en la Isla de Barú, en donde tenemos una unidad de almacenamiento y regasificación flotante o FSRU, la FSRU Grace. Esta unidad inyecta gas al gasoducto troncal y actualmente esa planta es la única terminal de importación de GNL que tenemos operativa en Colombia.

Terminal de Importación de GNL de Colombia, la FSRU Grace. Imagen cortesía de Höegh LNG

La FSRU puede almacenar hasta 170.000 metros cúbicos de GNL y puede regasificar hasta 400 millones de pies cúbicos al día para mercado colombiano. En su momento de mayor consumo del SNT en el país, puede llegar hasta 1000 millones de pies cúbicos al día, es decir, con estos niveles podríamos cubrir hasta un 40% del mercado doméstico si fuera necesario y viable regulatoriamente.

Esta unidad fue contratada o digamos fue soportada mediante un contrato con grupo de empresas térmicas, que se agruparon y denominaron Grupo Térmico (GT). Este grupo, suma una capacidad de generación combinada que alcanza unos 2.000 MW aproximadamente. Para tener una idea de este número, el parque total instalado en Colombia de generación alcanza más o menos 18.000 MW, de los cuales entre el 70% – 80% es cubierto con energía hídrica, debido a ello,  la matriz energética para la generación de electricidad en Colombia es bastante limpia.

Cualquier día en nuestro país, el despacho entrega entre un 70% – 80% conformado por generación hídrica y el otro 20% – 30% conformado por energía térmica. Típicamente la generación térmica está soportada principalmente por gas natural, algo de carbón y algo de líquidos. Una pequeña porción, menos del 2 %, es una generación con renovables, esto es así en un año normal o regular. 

En Colombia existen únicamente dos temporadas climáticas, la época o temporada de lluvias y la temporada seca. Gran parte de la generación térmica a gas se usa principalmente durante la época de verano. Normalmente, durante la temporada de lluvias se llenan los embalses. Tenemos un despacho económico que administra el mercado mayorista. Este sistema permite elegir normalmente primero la generación hídrica, ya que representa la generación más económica que tiene el país.

Sin embargo, cuando se intensifica la temporada seca o nos afecta el Fenómeno del Niño (generalmente ocurre cada 5 años aproximadamente), se disminuyen las reservas hídricas, en ese momento es cuando entra una mayor participación de la generación térmica.

El año pasado y este año hemos sido afectados no por el Fenómeno del Niño sino por la Niña, esta condición climática ha aumentado las lluvias de modo que se ha requerido una menor generación térmica, lo que, también ha reducido significativamente las importaciones de GNL.

GG: ¿Qué problemas operacionales se presentan por no utilizar continuamente la instalación de importación de GNL?

AV: Ciertamente, se produce una intermitencia debido a que la terminal solamente envía el gas regasificado al sistema en períodos cortos o generalmente cuando no hay suficiente generación hídrica. Esta intermitencia genera en la FSRU un fenómeno operativo conocido como boil-off. Esto no es más que la evaporación del gas natural líquido dentro de los tanques de almacenamiento que están en la terminal, esta evaporación hay que evitarla o manejarla operativamente.

Tratando de minimizar ese fenómeno existen ciertas alternativas, una de ellas es la quema de ese gas. Esta es una situación poco deseable realmente, ya que esa combustión se lanza a la atmósfera generando un cierto nivel de contaminación, esta situación, como ya indiqué anteriormente no es ideal. En países con flujos constantes no se produce este fenómeno operacional, porque se despacha GNL al sistema todos los días, sin embargo, en Colombia sí, debido a esta situación particular de intermitencia.

La planta que tenemos tiene un diseño que prevé que, para un volumen de entrega por encima de los 50 millones de pies cúbicos diarios de gas, no se produce el boil off gas, sin embargo, el problema técnico se presenta para los volúmenes de despacho menores a los 50 millones de pies cúbicos diarios.

Equipo de Promigas presente en la WGC2022.

En mi presentación explicaba que hay cuatro estrategias para manejar esta situación: La primera es llevar todo el gas de los tanques a un solo tanque de almacenamiento, en la medida de lo posible se deben de llenar los tanques al máximo. De esta forma se reduce la evaporación y se evita una posible contaminación, esto en SPEC es una tarea prioritaria, es decir, manejar el tema logístico con los tanques y tratar de reducir el boil-off.

Otra manera es, con un sistema que se llama compresor de mínimo send-out (MSO), lo que permite tomar ese gas y comprimir el boil-off gas para inyectarlo a la red de Colombia, esto aún no lo tenemos implementado, pero ese sistema sería el ideal. 

Otra manera es a través del uso de condensadores, esto también lo estamos explorando en Promigas, aquí la idea es condensar ese gas y reinyectarlo en el tanque, como un ciclo. La cuarta estrategia es tratar de generar electricidad para inyectarla directamente al sistema. En Promigas estamos también revisando esa posibilidad.

En Promigas seguimos revisando opciones técnicamente optimizadas que nos permitan mejorar las operaciones de una manera eficiente y acorde con nuestras políticas, y así minimizar el impacto al medio ambiente.

GG: ¿Cuál es el porcentaje de mercado que actualmente maneja Promigas en Colombia y Perú?

AV: Actualmente, Promigas mantiene el 50% del mercado de transporte y el 38% de la distribución de gas natural en Colombia y tenemos el 93% en Perú, incluyendo nuestras filiales. 

Aprovecho para comentar que también tenemos una distribuidora de energía eléctrica al sur de Colombia que registra mínimos índices de pérdidas. Hemos sido los primeros en establecer la medición inteligente, es decir, en ambas vías y con una telemetría que utiliza una tecnología de última generación y que usamos en nuestro servicio de distribución eléctrica. Aparte de eso, quería también comentar que en Perú hacemos distribución a zonas que no están interconectadas con gasoductos, allí usamos ISO tanques en donde transportamos gas a través de camiones, desde Pampa Melchorita hasta el lugar más lejano, unos 1.000 km. Un viaje, ida y vuelta de aproximadamente unos 2.000 km. Transportamos el gas a poblaciones que no tienen acceso al gas natural por tubería, por lo cual contribuimos a llevar este servicio, ya que, de lo contrario, estas comunidades estarían quemando combustibles líquidos, kerosene, carbón o madera, que tienen un impacto muy negativo para la salud y para el ambiente.

Promigas en Perú utiliza ISO tanques, que es una tecnología que también se usa en otras partes del mundo como China, Portugal y España. Hacer la distribución de gas de esta forma es mucho más económica (comparada con el desarrollo de un gasoducto en un mercado que apenas está iniciando), es confiable y es ambientalmente amigable.

Para Promigas esto ha sido un proyecto muy bueno y que ha tenido un impacto social muy importante.

GG: Mirando ahora hacia el futuro del GNL en Colombia. El año pasado vimos que la licitación para la selección del inversionista para desarrollar una segunda terminal de importación de GNL en Colombia quedó desierta, posteriormente el Gobierno canceló ese proyecto, que oportunidades podrían representar para Promigas, se ha hablado mucho de una posible expansión de la terminal, ¿Podría comentarnos al respecto?

AV: Colombia posee un mercado de gas natural bastante maduro con un alto nivel de distribución a nivel doméstico, industrial y comercial. El país cuenta con una amplia red de gas en el país, de modo que cualquier nueva oportunidad para nosotros en el tema es un punto importante y estamos muy atentos. 

Nosotros en Promigas estuvimos revisando ese proceso, considerando nuestra importante participación en el mercado colombiano, cualquier tipo de proyectos que tengan que ver con gas natural claro que nos interesa. Entendemos que el Gobierno va nuevamente a lanzar una nueva convocatoria este año, así lo ha dicho en una entrevista el director de la UPME [Unidad de Planeación Minero-Energética], no obstante, mientras esto se da, nosotros continuamos revisando opciones para mejorar la capacidad en la terminal de Cartagena.

Colombia está creciendo mucho en su demanda, la demanda post COVID ha registrado un rebote, más del 10% de crecimiento del país. Sin embargo, con una alta demanda y unas reservas de gas natural limitadas (a unos 8 años aproximadamente), se produce una necesidad en el mediano plazo de un mayor suministro de gas. El gobierno ha anunciado un nuevo plan de abastecimiento, de modo que para nosotros lógicamente se pueden abrir nuevas oportunidades.

Alejandro Villalba es Ingeniero Industrial, Especialista en Gerencia de Proyectos, posee un Master en Administración de Empresas (MBA) y Estudios de Alta Gerencia de la Universidad de los Andes, Colombia. Actualmente es el Vicepresidente de Operaciones en Promigas.
AV/KB

Artículos Relacionados

spot_img

Noticias Recientes

FSRU Exemplar, Imagen cortesía de Excelerate Energy