martes, noviembre 29, 2022

Drewry: GNL avanzando poco a poco hacia la neutralidad de carbono

El aumento esperado en la demanda de gas natural licuado (GNL) neutro en carbono, en el marco de los objetivos de descarbonización, empuja al sector a reducir las emisiones de CO2, impulsando el avance en el transporte de GNL.

Recientemente, la francesa Total envió su primer cargamento de GNL sin emisiones de carbono procedente de Ichthys LNG de Australia a CNOOC. Las emisiones creadas por ese cargamento de GNL fueron compensadas por créditos de carbono obtenidos a través de inversiones en proyectos de energía eólica y protección forestal.

Este envío ha sido el último en el naciente mercado del GNL neutro en carbono. Recordemos que Shell suministró los primeros cargamentos a Tokyo Gas de Japón y GS Energy de Corea del Sur en 2019.

Más recientemente, Shell también suministró cargamentos de GNL neutro en carbono a Taiwán y China mientras Pavilion Energy de Singapur presentó una solicitud de propuestas (RFP) para adquirir 2 MTPA de GNL neutro en carbono a partir de 2023.

GNL neutro en carbono

Los créditos de carbono son un mecanismo de compensación de emisiones mediante el cual una autoridad reguladora internacional o nacional puede emitir créditos de carbono de un país / empresa al financiar proyectos de carbono negativo como los programas de forestación, conservación o reducción de emisiones en países en desarrollo. Un país o empresa puede utilizar los créditos de carbono para compensar las emisiones producidas por sus operaciones existentes.

Los compromisos climáticos globales, como el Protocolo de Kioto y más recientemente el Acuerdo Climático de París, han establecido objetivos climáticos variables para varios países, poniendo el foco en la reducción de emisiones y el mecanismo de comercio de créditos de carbono para compensar las emisiones producidas.

Neutralidad de carbono

China anunció recientemente su objetivo de lograr la neutralidad de carbono para 2060, lo que creó ondas de choque, pero también alentó a otros países a seguir su ejemplo.

Si bien las emisiones derivadas del uso de GNL son casi la mitad de las del carbón, las emisiones totales del ciclo de vida del GNL (incluida la extracción, licuefacción, transporte, regasificación y uso final) siguen siendo significativas en términos de gases de efecto invernadero (EGI) liberados.

Por lo tanto, un puñado de compradores de GNL ha sentido la necesidad de compensar las emisiones causadas por el uso de GNL a través del mecanismo de crédito de carbono. Por ejemplo, Europa está cerrando rápidamente las centrales eléctricas de carbón en la región, lo que favorece la generación de energía renovable y de gas.

La reducción en el uso de carbón y por ende en las emisiones permite a los países obtener créditos de carbono – créditos de reducción de emisiones certificadas (CER) – por lo que un CER equivale a una tonelada de CO2 producida.

Estos créditos pueden negociarse o venderse y cuentan para los objetivos de reducción de emisiones de un país. La adquisición de GNL neutro en carbono tiene un precio más alto que los precios al contado prevalecientes, pero se suma al informe de RSC de la empresa compradora, lo que ayuda a la empresa a cumplir sus objetivos medioambientales.

Estudios recientes han estimado que las emisiones medias totales del ciclo de vida de una carga de GNL (170.000 metros cúbicos) son alrededor de 250.000 toneladas de CO2 equivalente.

El costo para compensar estas emisiones varía entre US$ 7 y US$ 10 por tonelada de CO2 equivalente, dependiendo de la fuente de GNL, el tipo de barco utilizado y el uso final del gas.

Esto equivale a un costo de compensación de US$ 1,5 a 2,0 millones por carga, lo que se traduce en un costo adicional de US$ 0,5 a 0,8 por MMBtu.

Empresas carbono neutral

Las principales empresas de energía como Shell, Total y BP también han anunciado planes para convertirse en carbono neutral para 2050 y, por lo tanto, buscan desempeñar un papel importante en el nicho en crecimiento: «GNL carbono neutral». Estas empresas tienen diversas vertientes de energía con proyectos renovables y de reducción de emisiones ya en marcha, lo que ayudará a las mismas a compensar las emisiones de su actual cartera de GNL.

La mayor integración vertical entre su negocio upstream y downstream facilitará aún más la cuantificación de las emisiones de GNL.

Este sistema no está exento de fallas con problemas no abordados sobre la cuantificación de las emisiones de la cadena de suministro de GNL y la determinación de la responsabilidad para compensarlas.

Por ejemplo, los actuales sistemas de comercio de emisiones en la UE y Corea del Sur contabilizan las emisiones solo a nivel nacional y no tienen en cuenta las de toda la cadena de suministro.

Por lo tanto, la falta de una práctica de cuantificación estándar actúa como un freno para las ambiciones de neutralidad de carbono de compradores y vendedores.

Sin embargo, sería más económico reducir las emisiones producidas a través de las cadenas de suministro de GNL en lugar de comprar costosos créditos de carbono.

Los proyectos de licuefacción de GNL de EE. UU. como Freeport LNG, Rio Grande LNG y Annova LNG han planeado reducir sus emisiones de carbono en un 90% cambiando a fuentes de energía renovables y provocando cambios en la tecnología de licuefacción, mientras que Chevron ha construido una captura y almacenamiento de carbono (CCS ) en su instalación de Gorgon LNG en Australia para reducir la huella de carbono.

North Field Expansion de Qatar también utilizará energía renovable para mantener baja su huella de carbono.

En el frente de la regasificación, la japonesa Tokyo Gas ha planeado establecer instalaciones de CCS para reducir las emisiones en el lado receptor de la cadena de suministro de GNL.

Drewly: esperamos que surjan más proyectos de este tipo a medida que otros actores de GNL se unan al vagón de la neutralidad de carbono.

Las reducciones de emisiones planificadas reducirán la necesidad para comprar créditos de carbono y aumentar el atractivo de estos proyectos de GNL frente a plantas más antiguas con mayor huella de carbono.

Esto puede ayudar a que los proyectos planificados atraigan inversores y compradores en un mercado de GNL con exceso de oferta.

GNL neutro en carbono en el transporte marítimo

La aceleración hacia la neutralidad de carbono consolidará aún más el objetivo de la OMI para 2050 de reducción de emisiones en el transporte marítimo con pasos más concretos que se tomarán a partir de 2025.

El GNL como combustible marino podría tener que quedar relegado a favor de combustibles de cero emisiones de carbono como como hidrógeno y amoniaco. Sin embargo, el jurado aún está deliberando para decidir un futuro combustible alternativo para reemplazar el GNL.

Si bien es posible que aún sean los primeros días para el concepto de GNL neutro en carbono, se espera que la necesidad de reducir la huella de carbono del GNL afecte enormemente el transporte de GNL.

La nueva generación de buques de GNL se diseñará para abordar el deslizamiento de metano (liberación de GEI durante el transporte) en los transportadores de GNL junto con un mayor enfoque en la reducción de emisiones en lugar de velocidades de diseño más altas.

Por ejemplo, Total está llevando a cabo un estudio de viabilidad para utilizar la propulsión eólica en la próxima generación de transportadores de GNL. Puede parecer descabellado en la actualidad, pero la perspectiva de un envío de GNL sin emisiones puede llevar a un escenario en el que se utilice un barco de hidrógeno o eólico para enviar GNL a través de terminales.

Fuente: Drewry. Artículo original: LNG inching towards carbon neutrality

Artículos Relacionados

spot_img

Noticias Recientes