jueves, septiembre 29, 2022

Guerra comercial entre China y los EE. UU. amenaza a la próxima ola de proyectos de GNL

Según un artículo publicado por la consultora S&P Global Platts, si las negociaciones comerciales entre EE. UU. y China fracasan, los exportadores estadounidenses de gas natural licuado (GNL) podrían verse afectados por un lado quedando fuera de uno de los mercados de GNL de mayor expansión y por el otro, demorando «la segunda ola» de proyectos de licuefacción de gas en los Estados Unidos.

Matthew Hong, director de investigación de energía y gas en Morningstar, una compañía de investigaciones de inversión citado por la consultora dijo «en el corto plazo, los productores y exportadores estadounidenses podrían quedar excluidos del segundo mercado más grande de GNL, especialmente al entrar en los meses de alta demanda de invierno», agregando que «a largo plazo, un conflicto prolongado podría retrasar las decisiones finales de inversión en proyectos de GNL de la segunda oleada, lo que obligaría a los proveedores estadounidenses a perder lo que se espera sea un mercado más ajustado en 2020».

Si bien el pasado miércoles las negociaciones entre los funcionarios de los dos países continuaron en Washington, la amenaza de China de imponer un arancel de 25% al ​​GNL de los EE. UU. siguió siendo una causa de incertidumbre para la industria de exportación de gas estadounidense.

Recordemos que China hizo la amenaza a principios de agosto contra el GNL y otros productos en respuesta al anuncio de la administración Trump de los aranceles propuestos en una lista de US$ 200 mil millones de las importaciones chinas.

El primer acuerdo entre China y los Estados Unidos para el suministro de GNL a largo plazo fue firmado en febrero de este año, cuando las empresas Cheniere Energy y la subsidiaria de la estatal China National Petroleum cerraron el acuerdo de suministro que inclusive condujo a la decisión de inversión final para el tercer tren en las instalaciones de exportación Corpus Christi LNG de Cheniere.

Si bien se espera que la demanda China por este combutible continue en aumento, en el corto plazo, los envíos de los EE. UU. a China podrían verse afectados, disminuir o detenerse, a pesar de que es poco probable que una tarifa disminuya la demanda China de GNL.

Hong advierte que «Los compradores chinos con acuerdos en vigencia para comprar  GNL estaounidense pueden cambiar sus contratos con otras contrapartes para evitar pagar tarifas adicionales o cancelarlas por completo»,  refiriéndose a los contratos a corto plazo.

Si bien las importaciones de China representan una pequeña fracción del consumo de GNL de ese país, una disputa comercial entre ambos países solo beneficiaria a otros exportadores de GNL como Australia y Qatar.

Varios de los proyectos de exportación de GNL en los Estados Unidos que han recibido aprobación federal todavía no han alcanzado la decisión final de inversión por lo que requieren contratos a largo plazo. Sin embargo,  tal y como lo indica Hong una postura comercial agresiva de los EE. UU. podría solo aumentar el riesgo de demoras de dichos proyectos.

El Director de Política Fiscal del Instituto de Petróleo de los Estados Unidos, Stephen Comstock, testificó sobre esto en una audiencia celebrada el martes sobre las tarifas en poder de la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos en Washington: «Esta dinámica comercial sugiere que los aranceles adicionales de los chinos sobre el GNL de EE. UU. dañarán a los EE. UU. más de lo que perjudican a China y, naturalmente, incentivarán a otros proveedores de GNL a llenar este mercado», dijo Comstock. «Esto podría afectar la construcción de proyectos nacionales de GNL que buscan capturar el mercado chino, lo que podría generar una cascada de reducciones en la producción nacional de gas natural».

Según cifras del Departamento de Energía de EE. UU., China se ha convertido en el tercer mayor exportador de GNL estadounidense, detrás de México y Corea del Sur.

Artículos Relacionados

spot_img

Noticias Recientes