martes, junio 28, 2022

Resurgimiento de la generación nuclear podría reducir las importaciones de GNL en Japón este año

Japón, el mayor importador mundial de gas natural licuado (GNL), utiliza el gas natural en diversos sectores tales como residencial, comercial, industrial y para la generación eléctrica del país. Sin embargo, el porcentaje de generación a gas dentro de la combinación de electricidad ha venido disminuyendo desde que alcanzó un pico en 2014. 

De acuerdo con un reporte publicado por el  informe de la Administración de Información de Energía de los Estados Unidos (EIA), actualmente la energía nuclear de Japón cuenta con nueve unidades operativas que representan un poco más de 9 GW de capacidad (Ver gráfico que representa los reactores nucleares para la generación eléctrica reiniciados y operativos desde 2015) .

operating Japan nuclear capacity
Fuente: U.S. Energy Information Administration, from the Nuclear Regulation Authority

Recordemos que Japón depende de los recursos importados para más del 90 por ciento de su suministro de energía. Luego del accidente de Fukushima en 2011, Japón cerró todos sus reactores.  La suspensión de la capacidad nuclear dio como resultado una dependencia significativamente mayor de las importaciones de GNL, petróleo y carbón para compensar la pérdida de la generación nuclear nacional. 

Japan's net electricity generation by fuel
Fuente: U.S. Energy Information Administration, from the Nuclear Regulation Authority

En los tres años posteriores al accidente de Fukushima, las empresas de servicios públicos Japonesas (mayormente electricidad) gastaron aproximadamente unos US$ 30 mil millones cada año en importaciones adicionales de combustibles fósiles para cubrir la caída en la generación de energía nuclear según la EIA.

En sus esfuerzos para reducir el costo de la factura energética, el gobierno Japones ha establecido una política energética ambiciosa de largo plazo que exige que la energía nuclear supere el 22 % de la generación eléctrica total para 2030. Sin embargo, para que la generación nuclear alcance esa meta, el informe de la EIA indica que se necesitarán al menos unos 30 reactores en funcionamiento para alcanzar ese total.

Si bien, el gobierno ha dedicado sus esfuerzos por recuperar la generación nuclear, el proceso ha sido lento y en algunos casos incierto.  En 2017, el gas natural llegó a representar casi el 37% de la generación eléctrica de Japón, seguido del carbón con un 33%.

En el 2018, retrasos en el reinicio planificado de algunos reactores nucleares, combinado con una ola de calor registrado en el país aumentaron tanto las importaciones de GNL como las de carbón.

Sin embargo, para este año, se cree que un resurgimiento de la generación nuclear en Japón probablemente reducirá las importaciones de GNL.

En el marco de la segunda conferencia Japan CWC LNG and Gas Summit celebrada en Tokio el mes pasado, representantes del Ministerio de Economía, Comercio e Industria (METI) señalaron que Japón había reiniciado nueve de los reactores nucleares que cerraron a raíz del desastre de Fukushima en 2011.

La EIA estima que los reactores nucleares reiniciados desplazarán alrededor de 5 millones de toneladas métricas de importaciones de GNL por año (un promedio de 700 millones de pies cúbicos por día), lo cual representa una disminución del 10 % del consumo de gas natural de Japón por parte del sector eléctrico.

Veinte reactores nucleares en Japón se han retirado permanentemente después del accidente de Fukushima. De los restante de 34 reactores operables, 9 están actualmente en funcionamiento. Otros seis han recibido la aprobación inicial de la NRA, y otros 12 unidades están bajo revisión. 

Si bien los cambios impulsados ​​por las regulaciones,  las nuevas reformas en la dinámica del mercado doméstico en Japón y el clima jugarán un papel clave este año para determinar el nivel o el impacto en las importaciones de GNL, es importante destacar que Japón tiene grandes ambiciones de convertise en punto de referencia (hub) para el comercio mundial del GNL. Con menos compromisos en contratos a largo plazo, una caída en la demanda,  un mercado liberalizado, y una creciente oferta a nivel mundial, las operaciones con GNL en Japón podrían sostenerse con miras al aumento de las operaciones comerciales del mismo y no necesariamente para su consumo.

Japón planea optimizar las operaciones con GNL re-vendiéndolo a otros países, pero solo el tiempo dirá sí la experticia japonesa lo hará convertirse en un importante comercializador de GNL en el futuro.  

Artículos Relacionados

spot_img

Noticias Recientes

FSRU Exemplar, Imagen cortesía de Excelerate Energy